La formación del médico rural, el modelo de competencias y la teoría crítica

Diego Herrera R., Carlos Troya

Resumen


El presente trabajo  evidencia las contradicciones teóricas en las competencias profesionales que necesita idealmente un médico que trabaja en zonas rurales, con poblaciones empobrecidas, formando parte de un sistema de salud con limitaciones tanto técnicas como de recursos humanos, tomando en cuenta la teoría crítica como sustento conceptual.

Se realizó una investigación cualitativa basada en teoría fundamentada; la primera fase de la investigación implicó la realización de entrevistas a un grupo focal (Focus Group) constituido por líderes de una comunidad rural y profesionales de distintas disciplinas del conocimiento que trabajan en zonas rurales y que están involucrados en la formación de médicos para conocer las perspectiva de la comunidad respecto a los profesionales de la salud.

Luego del análisis de las intervenciones, los autores sistematizaron las principales temáticas del discurso que agruparon en cuatro competencias generales que fueron: 1) experticia del médico en la atención de personas enfermas; 2) desarrollo de autonomía; 3) desarrollo de competencias emocionales y de comunicación; y 4) desarrollo de competencias culturales y políticas. La competencia más importante para los participantes fue la autonomía profesional.

Este trabajo investigativo evidencia los desafíos que enfrentan  las escuelas de medicina del Ecuador, tanto públicas como privadas, para aportar a los procesos históricos de las poblaciones rurales.


Palabras clave


práctica familiar, medicina familiar, salud rural, saludesa, ecuador, práctica familiar rural

Texto completo:

VER EN L͍NEA

Referencias


Expresión de Segundo Mina, dirigente afroecuatoriano del Seguro Social Campesino de San Vicente de Andoas , Pedro Vicente Maldonado (Pichincha).

Ibidem

Ibidem

Nosología: rama de la medicina cuyo objeto es describir, explicar, diferenciar y clasificar la amplia variedad de enfermedades y procesos patológicos existentes, entendiendo éstos como entidades clínico- semiológicas, generalmente independientes e identificables según criterios idóneos.

Comentario de Cesar Ruiz, Antropólogo, Educador, trabaja en la provincia de Cotopaxi, ha trabajado en zonas rurales con el movimiento indígena desde la década de los 70s.

El trabajo de Tejeda Días y Sánchez del Toro (2012) clasifica a las competencias en básicas, genéricas o transferibles y específicas. Las primeras describen comportamientos elementales que deberían demostrar los trabajadores en su desempeño laboral, las cuales están asociadas a conocimientos de índole formativa, como son la capacidad de lectura, expresión, comunicación verbal y escrita. Las competencias genéricas describen comportamientos asociados con desempeños comunes a diversas ocupaciones y ramas de la actividad productiva y de servicios, como son la capacidad de trabajar en equipo, planear, programar y entrenar. Las competencias específicas identifican comportamientos asociados a conocimientos de índole técnica vinculados a un cierto lenguaje tecnológico y una función productiva determinada.

Perfil de egreso: “Se concibe como una declaración formal que hace la institución frente a la sociedad y frente a sí misma, en la cual compromete la formación de una identidad profesional dada, señalando con claridad los compromisos formativos que contrae y que constituyen el carácter identitario de la profesión en el marco de la institución, a la vez que especifica los principales ámbitos de realización de la profesión y sus competencias clave asociadas” (24).




DOI: http://dx.doi.org/10.23936/pfr.v0i2.151

DOI (VER EN L͍NEA): http://dx.doi.org/10.23936/pfr.v0i2.151.g214

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.